3ª Acción ¡ CIERRA TU CUENTA EN BANKIA ! 10 julio

PAH LANZAROTE

Y así cantamos para invitar a los clientes de la oficina de Bankia en la que nuestra compahñera fallecida Carmen había solicitado la dación.
¿ERES CLIENTE DE BANKIA? TAMBIÉN TE PUEDE PASAR A TI

Carmen era una de las muchas clientas a la que BANKIA dio todas las facilidades del mundo para que contratara una hipoteca. Madre de dos hijas y con trabajo, era como tú una puntual pagadora, a la que el director de ésta oficina saludaba con una sonrisa de oreja a oreja cada vez que visitaba el banco.
Pero su vida se truncó cruelmente cuando le diagnosticaron cáncer de estómago. Mujer luchadora, siguió trabajando mientras su cuerpo aguantó, para sostener a su familia y no faltar ni un sólo mes a su pago al banco.
Pero la enfermedad de Carmen acabó con sus posibilidades de seguir trabajando, sus ingresos cayeron y así lo comunicó a Bankia, no quería dejar de pagar pero no podía trabajar por prescripción médica por el riesgo que su vida corría.
Intentó llegar a algún tipo de acuerdo y la PAH le asesoró para que se acogiera al código de buenas prácticas firmado por el banco, código que obliga a la entidad bancaria a dar soluciones en este tipo de situaciones, es una obligación negociar y llegar a la dación en pago con personas que se encuentran en riesgo de exclusión social, e incluso en casos especiales, sin estar en ese riesgo. Es un código que el banco firma voluntariamente pero que al firmarlo obliga por ley a la entidad. Para Bankia Carmen no cumplía los requisitos, sí no pagas te vas a la calle.

No hay que ser un eminente doctor para saber que el que alguien te amenace con echarte de tu casa por la fuerza estando muy enferma, hace que se agrave tu dolencia. Con cuatro operaciones vitales por delante los médicos insistieron en que toda la fuerza y ánimos de Carmen debían estar centrada en su salud.

En base a ello y a la falta de ingresos se solicitó nuevamente una solución a Bankia informándole del deterioro en la salud de Carmen y nuevamente se negaron a dar una solución, su enfermedad no le permite trabajar y el Bankia fue capaz de decir que no entra en su código de buenas prácticas porque sus ingresos son suficientes para pagar la hipoteca. Señores de Bankia, Carmen era un caso claro de persona para la que se elaboró el código de buenas prácticas así que TENÍAN LA OBLIGACIÓN LEGAL DE CUMPLIRLO.

Para Bankia lo normal es que una persona moribunda siga pagando hasta con su último aliento, que la preocupación no le deje dormir y pase sus últimos días pensando en que sus hijas no van a tener casa cuando ella no esté en vez de dedicarse a luchar contra su enfermedad o simplemente a disfrutar de su familia en sus últimos días. Sólo cuando a Carmen le quedan horas de vida el director de la entidad asegura que él concederá la dación en pago a Carmen mediante un poder que ella, ya terminal, debe firmar. Pero ya ni si quiera puede firmar.

Así concluye Carmen su último escrito dirigido a BANKIA en enero del 2015 , Carmen fallece el 8 de junio del 2015 sin haber obtenido respuesta:

“El sufrimiento que han añadido a mi delicada salud ya es irreparable, por lo que les ruego atiendan a cumplir en mi caso el Código de Buenas Prácticas cuanto antes pues el siguiente tramo de exclusión para mí sería la muerte y mis hijas huérfanas”.

TÚ CLIENTE DE BANKIA PUEDES SER EL SIGUIENTE, ¿CREES QUE ESTÁS LIBRE DE UNA SITUACIÓN COMO LA DE NUESTRA COMPAÑERA CARMEN?.

POR SOLIDARIDAD CON CARMEN O POR ASEGURAR EL FUTURO DE TU FAMILIA

TE SOLICITAMOS QUE RETIRES TUS CUENTAS Y DEPÓSITOS DE BANKIA.

Be Sociable, Share!
Etiquetas: ,