Ana Botella impide a los enfermos de Sida ser taxistas en Madrid

Vídeo: Mediosysida

Al cumplirse 30 años de la notificación de los primeros casos de sida, desde el Observatorio de Derechos Humanos de REDVIH lanzamos la campaña «No discriminación» con el objetivo de sensibilizar a la sociedad sobre la vulneración de derechos que experimentan las personas con VIH y sida en el mundo.

Artículo: Público.es

Los enfermos de sida no pueden ser taxistas en Madrid

El Ayuntamiento ha modificado la Ordenanza del Taxi, pero mantiene la discriminación al colectivo, impuesta también en una ley regional

Tener el carné de conducir, conocer la ciudad, no haber cometido delitos y «no padecer enfermedad infecto-contagiosa o impedimento físico o psíquico que imposibilite o dificulte el normal ejercicio de la profesión». Estos son algunos de los requisitos que deben cumplir quienes deseen obtener una licencia de conductor de taxis en la comunidad de Madrid, según lo estipula el artículo 31 del Reglamento de los Servicios de Transporte Público Urbano en Automóviles de Turismo.

El Ayuntamiento de la ciudad, cuya ordenanza municipal -de 1980- imita a la ley regional, ha modificado hoy su normativa. Pero, pese a que ha introducido algunos cambios, el proyecto aprobado hoy aún mantiene el artículo que discrimina, entre otros colectivos, a los enfermos de sida.

La nueva Ordenanza Reguladora del Taxi que, según la alcaldesa de la ciudad, Ana Botella, cuenta con la conformidad -en sus puntos básicos-, de las asociaciones del sector y de la Dirección General de Transportes de la Comunidad, se centra principalmente en el régimen de tarifas y en el fomento del ‘ecotaxi’.

No obstante, también obligará a los futuros conductores a tener el título de graduado en Secundaria (haber terminado, como mínimo, los estudios de ESO) y «aconseja» que vayan bien vestidos. Según ha informado Botella, en rueda de prensa tras la Junta de Gobierno, se incluyen algunos «consejos» sobre una «corrección lógica» en el atuendo y la higiene de los taxistas, ya que «muchas veces», ha dicho, «la primera cara» que ven los turistas al llegar a la ciudad es la del conductor que les lleva a su hotel.

Documentos relacionados

Firmas contra la «discriminación» de los taxistas enfermos de sida

La Coordinadora Estatal de VIH-sida pide apoyos para que el Ayuntamiento de Madrid no prohíba la obtencia de la licencia de taxi a las personas con enfermedades infecto-contagiosas

La Coordinadora Estatal de VIH-Sida (Cesida) ha comenzado a recoger firmas en Internet para pedir al Ayuntamiento de Madrid que retire la prohibición de obtener licencia de taxi a personas con enfermedades infecto-contagiosas, que considera una «discriminación» hacia las personas con VIH.

El proyecto de Ordenanza Reguladora del Taxi, aprobado esta semana por el Gobierno municipal de Ana Botella, no menciona el VIH-sida sino que dice en su artículo 28. 3. b que para ser taxista es necesario «no padecer enfermedad infecto-contagiosa», como ya establece la normativa municipal del sector vigente desde 1980.

El Ayuntamiento de Madrid no quieren entrar en esta polémica pero recuerda que esa es la misma redacción que establece el artículo 31. 1. b del decreto 74/2005, de 28 de julio, de la Comunidad de Madrid por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Transporte Público Urbano en Automóviles de Turismo. La Clasificación Internacional de Enfermedades, que recoge la web del Ministerio de Sanidad, incluye el VIH entre las «enfermedades infecciosas y parasitarias», junto a otras muchas como la tuberculosis o la lepra.

Para Cesida, la cuestión está muy clara y la ordenanza deja «sin posibilidades» de obtener la licencia de taxi a personas que tienen VIH y sida. A su juicio, esta ordenanza «supone un acto de discriminación hacia estas personas, inaceptable en una sociedad moderna y abierta como la madrileña».

Cesida considera que «es de suma importancia su exclusión del catálogo de enfermedades infecto-contagiosas, ya que supone en muchos casos el motivo de no aceptación de una persona con VIH en determinados espacios (piscinas, gimnasios, residencias de mayores, etc.) e incluso puestos laborales», como indica en el argumento de su acción en change.org, donde ya se han recogido más de 1.400 firmas.

Be Sociable, Share!