Brutal desahucio de la policía en Cartagena: patadas en los genitales y pinchazos en el cuerpo

Jesús Pons – Vegamedia

Extremada violencia de las fuerzas policiales en el desahucio de una familia del barrio de Los Mateos en Cartagena esta mañana. Los agentes han pegado patadas en los genitales a integrantes de la plataforma de Afectados por la Hipoteca, que pretendían parar el desalojo. También han utilizado armas no identificadas que producían pinchazos en el cuerpo, “como si fuese una jeringuilla”.

Unos cuarenta agentes, entre policía nacional y local, han participado en el brutal desalojo en el barrio de Cartagena, auspiciado por el BBVA.

Según fuentes de la PAH a VMPress, a lo largo de la semana anterior, agentes de la policía local han coaccionado e intimidado a la familia para que abandonara la vivienda. Tampoco entienden la negativa del BBVA para acceder a un alquiler social para que la familia pudiese continuar en su domicilio.

Así, el matrimonio, con sus tres hijos menores de 10 años, ha tenido que abandonar la casa. Se da la circunstancia que también vivía en la misma dirección otra familia que también fue desahuciada días atrás. De esta forma, dos familias y varios menores se han quedado literalmente en la calle.

Desde la PAH critican asimismo “la actitud sin alma de la secretaria judicial, casi podríamos decir, de cierto sadismo y disfrute con su trabajo, unida al enorme despliegue policial y a su violenta actuación han logrado poner a una familia víctima de la estafa bancaria en la calle”.

Según Joaquín Vicente, portavoz de los activistas de la PAH, la amenaza de los agentes era obvia: “Os estáis rifando dos hostias”, le dijeron a una compañera del colectivo. El mismo Joaquín denuncia que “me han dado dos patadas en mis partes”, método que también empleó la policía contra miembros del 15 M que protestaron ante los juzgados que tomaron declaración al alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, imputado en el caso Umbra.

Tanto Joaquín Vicente como otros miembros de la PAH han recibido pinchazos con un arma que no se ha conseguido identificar: “Me han pinchado y no se con qué. Otro compañero lleva pinchazos en el costado, no sabríamos decir qué han utilizado”.

La plataforma tiene previsto ocupar en los próximos minutos una sucursal del BBVA.

Be Sociable, Share!