Desalojo Celenque

Crónica Popular / Carlmelchor

Hace 108 días desde este jueves 7 de febrero, un grupo de activistas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca inició una acampada enfrente de la sede principal de Bankia en Madrid, en la plaza de Celenque, una acción con la que pretendían denunciar la situación de desamparo absoluto que padecen cientos de miles de personas cuyas casas les están siendo arrebatadas por los bancos y otras entidades crediticias. La idea fuerza de la acción era tan sencilla como contundente: Tener un techo bajo el que cobijarse es lo último que le queda a una persona. Durmiendo en la calle no hay forma de recomponer una existencia.

Esta semana, tras la entrega al Congreso de más de un millón de firmas solicitando la dación en pago y una magistral intervención de Ada Colau evidenciando este drama humanitario, parecía que tal vez se podría avanzar algo para solucionar esta tragedia que afecta a cientos de miles de personas por toda España.

Sin embargo, la respuesta del gobierno del Partido Popular, el mismo sobre el que recaen sospechas de financiación ilegal fruto de la corrupción, y su policía ha sido desalojar el campamento.

Testimonios del desalojo:

1. Desalojo a las cuatro de la madrugada de la acampada Celenque (108 días) por dos unidades de antidisturbios, por veinte agentes de la policía nacional y por cuarenta agentes municipales; en ese momento, en la acampada había sólo dos personas, una de las cuales, Luis Domínguez, es un desahuciado de 75 años.

|

 

2. Agresión a Angustia, la abuela del 15-M, por un antidisturbio de 1,90 y 100 kilos y sin número de placa, por burlarse, con una escoba y un recogedor, de las “autoridades de Madrid en la Puerta del Sol

|

3. Esta fue la última rueda de prensa que se realizó desde la acampada: