El bipartidismo vuelve a ganar en México

TeleSur

Luego de los comicios presidenciales y locales en México, el movimiento Yo Soy 132 protagonizó una manifestación en la capital del país en rechazo a las irregularidades ocurridas durante el proceso electoral. El candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador, anunció que impugnará los resultados.

+

El bipartidismo vuelve a ganar en México

J.M.Martín Medem – Crónica Popular

El doble de la financiación electoral permitida por la ley, la complicidad de los grandes medios de comunicación, la presión de Estados Unidos, la compra de votos, las agresiones contra los rivales, la manipulación en las mesas electorales y un rapidísimo anunció de la supuesta victoria de Enrique Peña Nieto por sólo una diferencia del 3%.

Así es el escenario del regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia de México. Si hace seis años el fraude electoral le arrebató la mayoría al candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, ahora vuelven a bloquearlo con lo que el editorial del diario La Jornada denomina “otra elección incierta”. Aunque no consiga la mayoría absoluta en las legislativas, que también se realizaron el domingo, el PRI podrá gobernar con el apoyo del Partido de Acción Nacional (PAN) que ocupó la jefatura del Estado durante los últimos doce años. La derecha aliada con Estados Unidos, el bipartidismo del PRI y del PAN, vuelve a atribuirse la victoria en un pantano de operaciones venenosas. A la izquierda, que mantiene su mayoría absoluta en la alcaldía de la capital con un 60% de los votos, le cierran la posibilidad presidencial.

El PRI regresa al gobierno de México, recuperando el poder que perdió en el 2000 después de setenta años de un régimen caracterizado por el autoritarismo, la corrupción, la dependencia de Estados Unidos e incluso el terrorismo de Estado. Roger Bartra, uno de los intelectuales con más prestigio en México, dice que Enrique Peña Nieto “parece un galán escapado de una telenovela y dedicado a la burocracia que encabeza la alianza de los dinosaurios y los tecnócratas de su partido”. El PRI anunció en su campaña electoral la desnacionalización de la industria mexicana del petróleo y una reforma electoral que reduzca la proporcionalidad en el reparto de escaños.

NARCOPRI

El presidente que concluye su mandato, Felipe Calderón, del PAN, deja un país militarizado por la aparente guerra contra el narcotráfico que no ha impedido el fortalecimiento de las mafias pero ha aumentado las desigualdades y la intervención de Estados Unidos con un reguero de 50.000 asesinatos.

Se teme ahora que el PRI negocie con los narcos, recuperando la complicidad de la que acusaron a Carlos Salinas de Gortari, que se apoderó de la presidencia con el mismo partido entre 1988 y 1994, también después de un fraude electoral. El informe de la policía de Suiza, que investigó a su hermano Raúl por blanquear 500 millones de dólares, comienza de la siguiente manera: “Cuando Carlos Salinas de Gortari fue nombrado presidente, su hermano Raúl se hizo con el control de casi todos los envíos de droga que pasaban por México. Gracias a su influencia y a los sobornos que pagaba con el dinero de la droga, oficiales del ejército y agentes de la policía protegieron el próspero negocio”. El diario estadounidense The Washington Post ya ha anunciado que Felipe Calderón se irá de México con su familia al concluir sus seis años de gobierno. Huye de lo que ha provocado.

Frente a la proliferación de los gobiernos de izquierda, Estados Unidos favorece la reproducción de los dinosaurios en América Latina. En Chile gobierna el pinochetismo, en Panamá la oligarquía, en Guatemala un general de la guerra sucia y en Honduras y en Paraguay los golpistas instalados por Washington. El primer presidente que felicitó al PRI fue el de Colombia, Juan Manuel Santos, el gran aliado de la política estadounidense.

Be Sociable, Share!