Especial: Siria y la libertad de información

Telesur

+

Tres muertos en un atentado con bomba a una televisión progubernamental

Reporteros sin Fronteras

Reporteros sin Fronteras pide que las Naciones Unidas visiten el lugar del atentado para esclarecer las circunstancias y recuerda que los periodistas y lugares de trabajo están protegidos por la ONU. Tres personas han muerto hoy en un ataque con bomba a la sede de la televisión progubernamental Al-Ikhbariya TV en Drousha, al sur de Damasco, según informa la agencia de noticias estatal siria SANA. Por el momento, se desconoce la identidad de las víctimas y las circunstancias exactas del ataque.

«Los observadores de las Naciones Unidas deben visitar el lugar, esperamos que sean capaces de determinar las circunstancias del ataque y la identidad de los tres muertos», ha dicho Reporteros sin Fronteras. «Los medios no deben ser utilizados como objetivos por las partes en el conflicto. Según la resolución 1738 de la ONU, los trabajadores de los medios de comunicación y sus lugares de trabajo están protegidas”. «No obstante, expresamos nuestra más firme condena de la difusión en los medios de comunicación de mensajes que incitan al odio y la violencia contra la población civil. Los medios de comunicación no deben actuar como portavoces de ningún tipo de propaganda”.

El gobierno del presidente Bashar Al-Assad condenó rápidamente el atentado, calificándolo de ataque terrorista bárbara. SANA publicó imágenes de las locales destruidos.

El nuevo ministro de la Información sirio, Omran Al-Zoebi, declaró en directo a la televisión estatal: «Los terroristas irrumpieron en la sede de Al-Ikhbariya, colocaron los explosivos en los estudios y los hicieron estallar». El ministro agregó que se ha producido robo de equipos y «ejecutado periodistas y empleados». La cadena sigue emitiendo.

El ataque se produce un día después de la Unión Europea decidiera endurecer las sanciones contra «todos los responsables de incitar a la violencia contra la población civil de Siria», así como de aquellos que difunden la desinformación y «sirven como instrumento de propaganda para el régimen de Assad».

El 12 de junio, SANA informó de que dos periodistas de la misma estación resultaron heridos cuando su vehículo fue atacado en Al-Haffah, en el norte de la provincia de Latakia. Mazen Mohammad fue herido en la mano y camarógrafo Fadi Yakoub, en el pecho.

+

Reporteros en Siria

La Sexta Noticias

+

33 periodistas y periodistas ciudadanos asesinados desde marzo de 2011

Reporteros Sin Fronteras

08.07.2012 14:27. Reporteros Sin Fronteras asistió como organización observadora a la reunión «Amigos de Siria», celebrada el 7 de julio en París, y recordó que desde marzo de 2011 han muerto un total de 33 periodistas y periodistas ciudadanos en el país. Las últimas semanas han sido especialmente fatales: Diez periodistas ciudadanos han sido asesinados desde mayo de 2012.

«Resulta más necesario que nunca una información libre e independiente, aunque la realidad es que cada vez está más mermada. Sólo en el mes de junio ha sido asesinado un número de periodistas ciudadanos sin predecentes. Son personas que sacrifican sus vidas para ofrcer grabaciones y testimonios de las acciones de las fuerzas de seguridad, tanto de Al-Asad como de grupos armandos que combaten al régimen» explica Reporteros Sin Fronteras. La organización hace también hincapié en la dificultad de comprobar las informaciones procedentes de Siria: «El régimen ha impuesto un bloqueo que obstaculiza la entrada al país de periodistas extranjeros, encarcela a los nativos que se niegan a difundir la propaganda gubernamental y asesina y tortura a los activistas que intentan documentar lo que sucede en el interior de las fronteras sirias».

Cronología de asesinatos

26 de junio. Wael Omar Bard, periodista ciudadano asesinado en Jarjanaz, a 40 km de Idlib. Bard apoyó a la oposición siria subiendo información a las redes sociales desde Arabia Saudí. Regresó a su país natal y, según el Centro de Libertad de Medios de Doha, fue asesinado mientras filmaba un enfrentamiento entre el ejército regular y el Ejército Libre Sirio. Algunos activistas han informado que la víspera había enterrado, en Teftanazz, a su hermano, un médico especializado en emergencias, asesinado por los servicios de inteligencia.

  • 21 de junio. Hamza Mahmoud Othman, asesinado en Homs mientras filmaba los bombardeos del ejército regular en los distritos de Jobar y Al-Sultaniyeh. Era hermano del periodista ciudadano Ali “Al-Jedd” Othman, que huyó del centro de prensa de Baba Amr, en Homs, y fue capturado por los servicios de inteligencia, el 28 de marzo de 2012.
  • 16 de junio. Ahmed Hamada, periodista ciudadano asesinado en Homs.
  • 15 de junio. Bassim Darwish murió por las heridas que había sufrido dos días antes mientras cubría los bombardeos en Rastan. Fue uno de los fundadores del centro de prensa de Rastan y había cubierto muchas manifestations en la region y operaciones del ejército regular.
  • 13 de junio. Ayham Youssef Al-Hariri, herido mortalmente en Deraa. Según informó un activista local al Centro de Libertad de Medios de Doha, había estado filmando los bombardeos de Deraa. Hariri ya había estado encarcelado y había sido torturado por los servicios de inteligencia anteriormente.
  • 10 de junio. Khaled Al-Bakir, periodista ciudadano asesinado en Al-Qussair.
  • 31 de mayo. Abdelhamid Idriss Matar, estudiante de la universidad de Baath, asesinado en Al-Qussair.

Reporteros Sin Fronteras no ha podido confirmar las muertes de los siguientes ciudadanos sirios, ni si eran periodistas ciudadanos:

  • 2 de julio. Mohamed Hamdo Hallaq, periodista ciudadano asesinado en Azaz, según informa el Comité de Coordianción de Tel Rifaat.
  • 28 de junio. Samer Khalil Al-Sataleh, periodista ciudadano asesinado en un bombardeo en Douma, según informa el Centro de Libertad de Medios de Doha.
  • 25 de junio. Ghias Khaled Al-Hmouria, asesinado en Douma mientras filmaba una operación del Ejército Libre Sirio, según informa la Liga de Periodistas Sirios.

Muertes en prisión

Reporteros Sin Fronteras también condena la muerte de dos periodistas ciudadanos en las circles sirias: Hassan Mohamed Al-Azhari y Rami Ismael Iqbal.

Hassan Mohamed Al-Azhari fue detenido en Latakia, el 13 de aril, y trasladado a una prison de la agencia de inteligencia en Damasco. Según su familia murió en prisión, probablemente bajo tortura, el 17 de mayo de 2012. Había sido uno de los fudadores del Comité de Coordinación de Latakia, donde filmó las manifestaciones y la represión gubernamental.

Rami Ismael Iqbal fue detenido el 21 de diciembre de 2011, pero se desconce dónde y cómo murió exactamente. Ya había sido detenido previamente en marzo de 2011 después de dar una entrevista a la BBC. Las fuerzas de seguridad allanaron su casa en varias ocasiones y llegaron a detener a su padre y a sus hermanos. Cuando fue detenido, durante una operación militar, el 21 de diciembre de 2011, estaba herido. No se supo nada de su paradero hasta la puesta en libertad de uno de sus compañeros de celda que informó que había muerto en prisión por una herida de bala.

Detenciones

Reporteros Sin Fronteras manifiesta su preocupación por la dentención de Mohamed Sami Al-Kayyal, el 27 de junio, en Tartus. Al-Kayyal, un licenciado en historia que escribía para varios periódicos locales, ya había sido detenido en julio de 2011. Según algunas fuentes ha sido trasladado a la prisión, en Damasco, de la agencia de Inteligencia y podría haber sido torturado

+

RSF pide al ejército sirio y al rebelde que garanticen la seguridad de los periodistas

13.06.2012. El periodista brasileño Klester Cavalcanti pasó seis días detenido a pesar de tener visado.
Un periodista británico asegura que los rebeldes llevaron deliberadamente a varios periodistas a una emboscada para que fueran disparados por el ejército sirio.

En enero de 2012 varios periodistas extranjeros informaron a RSF que el ejército rebelde les había puesto en peligro dando al ejército regular las coordenadas de su posición.

Reporteros Sin Fronteras pide, tanto al Ejercito Sirio (gubernamental), como al Ejército Libre Sirio (rebelde), que garanticen la seguridad de los periodistas y periodistas ciudadanos. El gobierno de Damasco lleva meses deteniendo a periodistas que entran ilegalmente al país, pero la detención del periodista brasileño Klester Cavalcanti, que pasó seis días incomunicado a pesar de tener visado, pone de manifiesto que ningún profesional de los medios de comunicación está a salvo del comportamiento arbitrario de las fuerzas de seguridad gubernamentales. En paralelo, el reportero británico Alex Thomson asegura que el Ejército Libre Sirio tendió deliberadamente una emboscada a varios periodistas para que fueran atacados por las fuerzas gubernamentales. Ya en enero, varios periodistas extranjeros denunciaron a RSF la actitud del ejército rebelde de darles sus coordenadas a los militares del ejército gubernamental.

El periodista de la revista IstoÉ, Klester Cavalcanti, pidió un visado para informar sobre los residentes de la cuidad de Homs, devastada por los enfrentamientos entre los rebeldes y el ejército, en febrero de 2012. Llegó a Damasco el 19 de mayo, con su visado concedido por el gobierno sirio, y viajó inmediatamente a Homs, donde cogió un taxi que fue interceptado por el ejército. Los militares, ignorando su visado, le llevaron a comisaría.

El periodista reclamó que estaba allí para ejercer su profesión y recordó que su presencia en la zona había sido autorizada por el gobierno sirio. Le negaron hacer una llamada y le quemaron la cara con un cigarrillo para conseguir que firmara un documento. Al día siguiente fue encerrado en una celda con 20 prisioneros más. Según uno de los presos, algunos encarcelados habían luchado contra el ejército sirio y otros estaban allí por delitos menores.

El 25 de mayo, después de pasar seis días encerrado a oscuras, fue trasladado a Damasco y puesto en libertad sin ninguna explicación. Dos días después, un vehículo de la embajada brasileña le llevó a Líbano, desde donde voló a Sao Paulo.

El 8 de junio, Alex Thomson, reportero británico de Channel 4 News, publicó un blog titulado «¿Cómo morir en Siria, tierra de nadie?» (Set up to be shot in Syria’s no man’s land?) donde acusaba a los rebeldes de tenderles una trampa, a él y a otros periodistas, cuando salían de Al-Qusayr. Según Thomson les llevaron a la zona donde quedaban expuestos al fuego abierto del ejército sirio. «Tengo claro que los rebeldes nos llevaron allí deliberadamente para que nos matara el ejército gubernamental», afirma Thomson. «A Damasco le perjudica la muerte de periodistas», asegura.

Be Sociable, Share!