Especial: Instalaza y las inversiones de sangre

15MRivas

+

¿Inversiones de Sangre?

Marcos

Ahora que Muamar El Gadafi ha dejado de ser el amigo excéntrico, que decía Aznar, es interesante recordar un informe publicado por la ONG SETEM en abril de 2011, donde denuncia los préstamos concedidos por el Banco Popular, La Caixa y otras entidades financieras a Instalaza, una empresa que hasta 2008 fabricaba bombas de racimo MAT-120, las mismas que, según Human Rights Watch, arrojó recientemente el ejército de Gaddafi en áreas residenciales de la ciudad occidental de Misrata.

No es el único caso en que confluyen los bancos españoles y las armas «controvertidas», epíteto por el que se conoce un armamento con gran capacidad de daño contra la población civil, como bombas de racimo, minas antipersonales, armas de uranio empobrecido, nucleares, biológicas y químicas.

El informe sobre Instalaza forma parte de una campaña más amplia emprendida por SETEM, Banca Limpia, en la que han identificado ya a 14 bancos españoles que han participado en la financiación de 19 productores de armas controvertidas. Encabeza la lista BBVA, «el banco español que mantiene una mayor actividad de financiación de productores de armas controvertidas», seguido del Santander, BANKIA ―cuyos «fondos de inversión poseen acciones de ocho productores diferentes de armas controvertidas»―, y el Banco Sabadell; un listado al que habría que añadir las entidades financieras que en los últimos años han tenido acciones o bonos en empresas productoras de estas armas: Banco Madrid, Banca March, Banco Popular, Bankinter, CatalunyaCaixa, Finanduero, Ibercaja, MAPFRE, Banco Pastor y el BBK.

Préstamos bancarios a Instalaza, 2007
Institución financiera País Importes pendientes1
Deutsche Bank Alemania 3.068.951
Cajalón (parte del Grupo Caja Rural) España 2.692.750
Caja España España 2.153.297
Caja del Mediterráneo España 1.602.438
Bankinter España 852.310
Barclays Bank Reino Unido 593.978
Ibercaja España 498.993
Banco Popular España 299.308
Banco Sabadell España 87.906
La Caixa España 33.000
Otros 117.856
Total 12.000.787
Fuente: Instalaza SA, Depósitos De Cuentas: 2007, Instalaza SA, 2008.
1. A 31 de diciembre de 2007, en euros.

 

Bancos y armamento

Se conoce como diamantes de sangre a los que se obtienen en zonas de guerra mediante el trabajo esclavo o semi-esclavo, en condiciones que vulneran los derechos humanos fundamentales. ¿Se podría decir que las inversiones financieras en empresas que producen armas controvertidas son inversiones de sangre?

Como informa SETEM, las minas antipersonales se activan de forma indiscriminada por la presión de un peso, incluso aunque sea muy pequeño, como el de un niño, y siguen matando a civiles durante décadas. Aunque están prohibidas por el Tratado de Prohibición de Minas (TPM) desde 1997, siguen usándose por diferentes grupos armados, como las FARC, y por algunos Estados ―hayan ratificado el tratado o no―, como es el caso de Afganistán, Colombia, Yemen, India, Myanmar o Pakistán.

Las bombas de racimo, lanzadas desde el aire o la superficie, al alcanzar cierta altura dispersan un gran número de bombas más pequeñas o submuniciones de diversa naturaleza. Al cubrir una zona muy amplia, también causan daños indiscriminados y la submunición que no explota, como las minas antipersonales, permanece en el terreno hasta que se limpia o se activa accidentalmente. Según SETEM, «tras la firma de la Convención, se sabe que Rusia e Irak han desarrollado armas biológicas. Asimismo, se sospecha que varios países poseen armas biológicas, entre ellos Rusia, Israel, Egipto, China, Irán, Libia, Siria y Corea del Norte». Sobre el uso de armas químicas añaden que «se sabe que el gobierno de Sri Lanka compró armas químicas en 2001 y existen informes sobre el uso de armas químicas mortales por parte de los militares de Sri Lanka en su lucha contra los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil».

También consideran  armas controvertidas las que emplean uranio enriquecido, que con seguridad se encuentran en los arsenales de Estados Unidos y Reino Unido, aunque SETEM no descarta que hasta casi una veintena de países disponga también de este armamento, entre los que se encuentran Francia, Rusia, Grecia, Turquía, Israel, Egipto, Pakistán, Tailandia, India y China, entre otros. Este tipo de armas, tras la explosión, forman un vapor que luego se asienta en forma de polvo químico venenoso y radioactivo.

Sobre el daño que infringe a la población civil el armamento nuclear, como  las bombas atómicas o de plutonio, hay poco que explicar. Basta pensar en Hiroshima y Nagasaki, bombardeadas en 1945 por Estados Unidos: «Debajo quedan las cenizas de dos ciudades, un desierto de herrumbre, muchos miles de muertos y más miles de condenados a morir de a pedazos a lo largo de los años que vienen», como resumía Eduardo Galeano en Memoria del fuego (1986). Al menos, tienen armas nucleares Estados Unidos, Reino Unido, China, Francia, India, Pakistán, Rusia, y Corea del Norte.

¿Inversiones de sangre?

 

Inversiones de bancos españoles en armamento controvertido – Highlights del informe de SETEM Banca Limpia

BBVA

Es la entidad bancaria española que más invierte en empresas productoras de armas prohibidas. Su implicación supera los 1.000 millones de euros.

SANTANDER

Ha prestado más de 700 millones de euros a fabricantes de armas nucleares, armas de uranio empobrecido y bombas de racimo, prohibidas desde 2010.

BANCO SABADELL

Gestiona casi 3 millones de euros en acciones de 7 empresas fabricantes de armas nucleares y armas de uranio empobrecido, letales para la salud humana y de alcance indiscriminado.

BANKINTER

Concedió préstamos de casi un millón de euros a Instalaza, empresa española que vendió las bombas de racimo que Gadafi utilizó en abril de 2011 contra la población civil en Misrata.

BANCA MARCH

Gestiona hasta 180.000 euros en fabricantes de armas nucleares.

→ Ver informe Banca Limpia de SETEM.

+

Minas antipersonales

Canal Historia

+

Morenés fue consejero de una firma que vendía bombas de racimo

Héctor Juanatey – Público

El actual ministro de Defensa fue hasta hace un mes representante de Instalaza S.A., cuyas bombas de racimo fueron usadas por Gadafi

El nuevo ministro de Defensa, Pedro Morenés Eulate, fue consejero y hasta hace un mes representante de la empresa Instalaza S.A.,fabricante de bombas de racimo hasta 2008 que fueron utilizadas por las fuerzas leales al exlíder libio, Muamar Gadafi, contra la población civil, según desveló el diario estadounidenseThe New York Times.

Morenés es además el actual director ejecutivo en España de la empresa MBDA (comunicado de la empresa en PDF), que diseña, fabrica y vende misiles.

El ministro de Defensa entró a formar parte de Instalaza S.A. el 26 de agosto de 2005 como consejero. Estuvo en ese puesto casi dos años, hasta el 31 de mayo de 2007, fecha en la que cesó para ser nombrado representante,cargo que ostentó hasta el 20 de septiembre de este mismo año (registrado en el Boletín Oficial del Registro Mercantil del martes 4 de octubre de 2011), solo un mes antes de que se celebrasen las elecciones generales.

Mientras ocupaba el cargo de representante, y según desveló Cinco Días el pasado 9 de mayo, Instalaza decidió reclamar al Gobierno «una compensación de 40 millones de euros en concepto de daño emergente y lucro cesante después de que España decidiera prohibir las bombas de racimo».

En diciembre de 2008 un total de 107 países, entre ellos España, ratificó un tratado internacional que prohibía el uso, desarrollo, fabricación, adquisición y almacenamiento debombas de racimo. Un mes después, el 6 de enero de 2009, la entonces ministra de Defensa, Carme Chacón, aseguraba que el Gobierno aprobaría «en pocos días» las nuevas Reales Ordenanzas —normas de conducta para las Fuerzas Armadas— que suponían, entre otras cosas, «la exclusión del uso de ciertas armas y tácticas que repugnan a la conciencia moderna», como las bombas de racimo.

Casi dos años después, la organización Human Rights Watch (HRW) confirmaba lo que era de esperar: España y otros países que se habían comprometido a eliminar las bombas de racimo habían destruido ya un total de 176.000 artefactos. Según EFE, España se adscribió no obstante a la excepción que permitía conservar los artefactos de racimo que no excedían las 20.000 minibombas con el fin de investigar y entrenar.

La polémica se desató este mismo año, el 15 de abril. El periódico estadounidense The New York Times sacaba a la luz una información («Qaddafi Troops Fire Cluster Bombs Into Civilian Areas») que denunciaba el uso de bombas racimo por parte de las fuerzas del entonces líder libio, Muamar Gadafi, contra la población civil libia. Según destapaba el diario estadounidense, las bombas de racimo descubiertas se correspondían a proyectiles de mortero MAT-120 fabricados en España en el año 2007. The New York Times apuntaba directamente a una empresa española:Instalaza S.A., de la que fue consejero y posteriormente representante el recién nombrado ministro de Defensa, Pedro Morenés Eulate.

En el catálogo de productos que Instalaza posee en su página web, aún mantienen el MAT-120, aunque explican que se trata de «munición de racimo prohibida por decisión del Consejo de Ministros de España del 11 de julio de 2008 y la posterior firma del texto de la Convención de Oslo el 3 de diciembre de 2008″. No obstante, restan peligrosidad al artefacto: «La munición MAT-120 de INSTALAZA fue diseñada con el objetivo de ANULAR el riesgo de explosión accidental, en caso de que alguna submunición no hubiese detonado al impactar con el terreno».

+

Morenés se dedica a lo que sabe y especializa a Defensa en la venta de armas

Andrés Muñiz – Público

El ministro, ex directivo de empresas de bombas y misiles, negocia un jugoso contrato de carros de combate con Arabia Saudí y elogia como «gran amigo» de España a Chávez, principal importador de armas españolas en 2011

12/08/2012 . A Pedro Morenés se le nota la procedencia. El ministro de Defensa, exdirectivo de empresas de bombas y misiles, ha convertido la exportación de armas españolas en uno de los ejes principales de su política. La crisis económica ha restringido notablemente los pedidos en el mercado interno, motivo por el que el titular del departamento se está implicando al máximo en el apoyo a las compañías españolas del sector y en la colocación fuera de ese material militar autóctono.

El ministro más silencioso del Gobierno consideró oportuno a mediados del pasado mes de mayo viajar a Arabia Saudí, con la finalidad casi única de defender la opción de Sevilla para el contrato de fabricación de más de 250 tanques Leopard, en una operación que puede suponer un desembolso de 3.000 millones de euros por parte del país saudí.

Pocos días después de esa gestión, el 25 de mayo, el Consejo de Ministros aprovechó un Real Decreto sobre liberalización del comercio minorista para potenciar el papel del Ministerio de Defensa en la exportación de armas. El decreto lamentaba «la inexistencia, hasta este momento, de mecanismos que permitieran una participación más activa del Ministerio de Defensa en la gestión de programas destinados a la exportación», lo que suponía «una desventaja competitiva para nuestra base industrial y tecnológica, la cual se ha visto obligada a competir en el mercado internacional en desigualdad de condiciones contra ofertas procedentes de bases industriales extranjeras que gozaban de un respaldo mucho más proactivo y eficaz ofrecido por sus Gobiernos de origen».

El Ejecutivo español consideró urgente erigirse en interlocutor único en determinados procesos de adquisición de material de defensa, para ser más competitivo con otros países, según señala el decreto. Entre otras cosas, la nueva regulación evita la responsabilidad patrimonial de la Hacienda Pública española por razón de obligaciones que por su naturaleza únicamente deben corresponder o bien a los contratistas o bien a los Gobiernos adquirentes.

Chávez, gran amigo si compra

La preocupación, casi obsesiva, de Morenés por las exportaciones de armas en este inicio de legislatura quedó plasmada otra vez el pasado 18 de julio en su intervención en el Congreso, donde, para mostrar su apoyo a las exportaciones de Navantia a Venezuela (país que fue el máximo importador de material de defensa español en 2011, con 567,36 millones de euros), calificó de «gran amigo de España» a Hugo Chávez, otrora centro de las críticas y las rechiflas de numerosos dirigentes del PP, que reprochaban además a Rodríguez Zapatero su relación con el país sudamericano.

Pero, además, Morenés ha incluido una mención a la exportación de armas en la Directiva de Defensa Nacional, aprobada hace diez días, y que es el documento donde se recogen las líneas maestras de la defensa para esta legislatura. «La defensa de España –señala la directiva– exige el impulso de la industria nacional del sector, suministrador idóneo de las necesidades de nuestras Fuerzas Armadas. En los tiempos actuales, la permanencia y desarrollo de la misma hace precisa la asistencia a ésta en su presencia internacional, especialmente en la penetración en mercados que por su especifidad observan garantías mayores con el respaldo de Estado a Estado».

Las exportaciones de armas de España se incrementaron de forma muy notable durante el Gobierno de Rodríguez Zapatero, pasando de 419 millones de euros en el año 2005, a 2.431,21 millones en 2011 (un 115,5% más que en 2010). Venezuela, Noruega y Australia fueron los países que hicieron mayores desembolsos, aunque las ventas más polémicas fueron realizadas a Egipto (por 69,83 millones de euros), por las acusaciones por parte de asociaciones pacifistas internacionales de que España armó la represión de la primavera árabe, o a Israel (472.545 euros).

Las cifras de las exportaciones españolas en el primer semestre de 2012, ya con el PP en el Gobierno, no se conocerán previsiblemente hasta principios del año próximo, de acuerdo a las publicaciones periódicas que realiza la Secretaría de Estado de Comercio.

El ministro Morenés, nacido hace 63 años en Guecho (Vizcaya), ha tenido responsabilidades en diferentes empresas relacionadas con la defensa, incluida la compañía europea de misiles MBDA o Instalaza, de la que fue consejero, dedicada a la fabricación de bombas de racimo hasta su prohibición en España hace unos años. La compañia demandó 40 millones de euros al Estado español por las pérdidas ocasionadas por esa prohibición.

Tras su llegada al Ministerio, donde ya ocupó la Secretaría de Estado de Defensa entre 1996 y 2000 (donde se familiarizó con el área de la industria armamentística), Morenés ha tenido que afrontar un recorte del 8,8 por ciento en el presupuesto del departamento, que ha congelado prácticamente los principales proyectos de inversión en modernización de armamento, como el de los tanques Leopard, las fragatas F-100 o el avión de combate europeo, y presagia una reducción paulatina de efectivos. El nuevo jefe del Estado Mayor del Ejército, Jaime Domínguez Buj, confesó hace quince días tras tomar posesión que la mitad de sus carros de combate están parados por falta de presupuesto. Frente a este erial en España, una solución para las empresas puede ser, parece pensar el ministro, vender fuera.

El titular de Defensa es considerado, sobre todo, discreto. El pasado 1 de agosto, durante la presentación ante la prensa de la nueva Directiva de Defensa Nacional, aceptó responder preguntas de los periodistas sólo si se referían al asunto tratado en la comparecencia. Un informador le dijo que creía que su cuestión se refería a la Directiva. Morenés no le dejó seguir y le advirtió: «Usted formule la pregunta, y yo decidiré si tiene que ver con la cuestión». Una salida que al final trató de arreglar dando la mano personalmente a todos y cada uno de la treintena de periodistas que acudieron al acto.

 

Be Sociable, Share!