John Brown: La economía como elemento de la teología política

Carlmelchor

Domingos de economía en el Retiro. Grupo de Trabajo de Economía del 15-M. La economía como elemento de la teología política. Intervención de John Brown (Filósofo) Autor del ensayo «La dominación liberal» Ed. Tierradenadie
Parque del Retiro Madrid 12-08-2012

A todos nos parece evidente que existe una esfera económica, incluso que la economía es la instancia que determina el conjunto de la vida social. Esta concepción suele incluso -erróneamente- asociarse al marxismo. Sin embargo, la idea de una economía en el sentido moderno, como instancia auto-regulada de la vida social diferenciada de la política o de la ideología, sólo aparece muy tardíamente, en el siglo XVIII. Para los fisiócratas, la economía se presenta como un «gobierno natural», un gobierno de la naturaleza contrapuesto al gobierno legal del soberano y al que el propio soberano debe plegarse. Esta idea sobrevive en el liberalismo a través de las distintas teorías de la autorregulación y de la mano invisible. El poder soberano queda así reducido, en teoría, a un papel mínimo, de mero vigilante de un proceso que no requiere de su intervención. Sin embargo, el mercado generalizado, aquél en el que no sólo se intercambian mercancías sino también fuerza de trabajo, ha requerido y requiere a diario una constante intervención del poder soberano que garantice la reproducción de las condiciones de existencia de este mercado:

1) disponibilidad de capitales libres,

2) trabajadores libres (expropiados),

3) condiciones de libertad y seguridad jurídicas (libertad, igualdad, propiedad). La aparente «naturaleza» de las relaciones económicas es así el resultado de una creación permanente de sus condiciones de existencia por el poder estatal. Estado y mercado no se oponen, como sostiene la corriente aún mayoritaria del pensamiento de la izquierda, sino que constituyen el par complementario de la dominación política moderna.

Una crítica coherente del capitalismo no puede consistir en una defensa del Estado frente al mercado, sino en la afirmación de lo que tanto el mercado como el Estado ignoran y procuran liquidar: la esfera de los comunes. Es necesario pensar una nueva economía libre de las raíces teológicas de la disciplina e integrada en la historia real para salir de la conjunción poder soberano/economía, en otras palabras, del laberinto liberal en el que la izquierda está presa.

Be Sociable, Share!