La Orquesta y Coro de RTVE, en peligro de extinción

TVE

El Coro, creado en 1950, y la Orquesta Sinfónica, fundada en 1965, desempeñan una valiosa función tanto por su incuestionable contribución a la cultura española como a la construcción de la imagen internacional de España a través de todas sus giras internacionales. La Orquesta y el Coro de RTVE, además, constituyen un elemento clave en la divulgación musical en la radio y TV públicas, especialmente para aquellas personas aficionadas a la música y para todas aquellas que no tienen posibilidad de acudir a un concierto en directo y sólo tienen la oportunidad de disfrutar de conciertos de calidad a través de las pantallas o las ondas.

+

La Orquesta y Coro de RTVE, en peligro de extinción

Irene de Juan Bernabéu / Madrid

Fuente original: http://www.arndigital.com/cultura-y-sociedad/noticias/5334/la-orquesta-y-coro-de-rtve-en-peligro-de-extincion/

Una reducción de los gastos en materia de personal cifrada en 35 millones de euros amenaza con llevarse por delante la labor cultural que la Orquesta y Coro de Radio Televisión Española vienen desarrollando desde hace más de 50 años en nuestro país. La propuesta del nuevo convenio colectivo conlleva el cambio de sus integrantes a un contrato laboral de fijos-discontinuos, y limita la actividad de la Orquesta exclusivamente al periodo de temporada (de octubre a mayo). Quedan entre medias cuatro meses de silencio.

En esos cuatro meses fuera de temporada, la Orquesta y Coro realizan desde su fundación proyectos pedagógicos, conciertos para fundaciones, festivales y grabaciones, que exportan la música clásica fuera de nuestras fronteras y desarrollan la afición musical dentro de nuestro país. Todos estos proyectos complementarios quedarían suprimidos tras la revisión del convenio.

Radio Televisión Española argumenta que este proceso de negociación “tiene como objetivo prioritario el mantenimiento del empleo en RTVE”, ante la amenaza de un ERE debido a los recortes en el presupuesto dictados por el Gobierno (de 1.200 millones en 2010, a 941 millones en 2013).

La respuesta de los músicos no se ha hecho esperar: mediante un manifiesto firmado el pasado 25 de febrero, exponen dentro de la web www.nosinorquestaycoro.com las fatales consecuencias que esta decisión tendrá para la orquesta y para la vida musical española. El cambio en el convenio supone un descenso irremediable en las cotas de calidad de la orquesta. En la misma web, relevantes personalidades del mundo de la música, nuestros pensadores en materia musical, escriben cartas de apoyo en las que dan razones para dar marcha atrás a esta decisión, que condenará a la orquesta al silencio absoluto. Muchos de estos profesionales han sido años atrás asesores y responsables de la Orquesta y de Radio Clásica, razón de peso para tomar en serio sus juicios.

Entre las labores de disección cultural que nuestra cúpula política viene realizando, ésta es de las más aberrantes, y demuestra que la tijera es un instrumento muy peligroso, sobre todo cuando el que corta tiene muy poca idea sobre el funcionamiento de lo que recorta. Habría que explicarle al señor Echenique, presidente de RTVE, que es imposible que una orquesta profesional funcione sin la coordinación continua entre los músicos.

Preparar una programación como la que lleva a cabo la Orquesta y Coro, exige de una constante elaboración a través de ensayos, y de muchas horas de trabajo individual diario de cada instrumentista. Una parada de cuatro meses por año es algo que ningún músico profesional concibe, y que ninguna orquesta profesional puede permitirse. ¿Es que no han preguntado a profesionales del mundo de la música antes de tomar esta decisión? Queda en evidencia, una vez más, la falta de conocimiento sobre la música y los músicos de la que adolece la clase política de nuestro país.

Sin dar mucho espacio a los tópicos, hay que aceptar que la música clásica tiene menos repercusión mediática en nuestro país que el fútbol, los toros o Eurovisión, pero no hay más que darse una vuelta por el Teatro Monumental, sede de la Orquesta y Coro de Radio Televisión Española, para vivir de cerca una afición que crece y se extiende con los años. El pasado 1 de marzo, tras la ‘Pasión según San Juan’ de J.S. Bach, el sonido de los aplausos se mezclaba con un público en pie gritando “pública”. Resulta que los aficionados a la clásica también saben gritar, y pedir.

Y si nuestros dirigentes buscan más beneficios inmediatos de la música clásica, que gestionen de manera más eficaz su divulgación en los medios de comunicación, que empleen sus recursos en fomentar la afición, que Radio Televisión Española amplíe el espectro de programas musicales o, al menos, que no suspenda la emisión de los pocos que tenemos (‘Programa de Mano’, dedicado a la música clásica, emitió su último programa el pasado 9 de marzo).

Ya que en otras áreas tomamos modelo de países como Alemania, hagamos lo mismo a la hora de tratar la música y los resultados serán muy diferentes. Mientras tanto, apoyemos a la Orquesta y Coro de Radio Televisión Española, por su espléndida contribución a la cultura española, y por construir fuera de nuestras fronteras, a través de sus giras internacionales, una imagen sólida del nuestro patrimonio musical, derribando el tópico, a menudo merecido, del ‘país de pandereta’.

Be Sociable, Share!