Buñuel: Las Hurdes, tierra sin pan

Luis Buñuel

+

Eugenio Sánchez Bravo – Aula de Filosofía

Buñuel rodó en 1932 este breve documental acerca del territorio más pobre de la España de la época. Las Hurdes están situadas en las montañas entre Salamanca y Extremadura. Sin agua potable y sin pan pero con múltiples enfermedades, endogamia y taras genéticas, mortalidad infantil severa y una miseria innombrable, el documental de Buñuel golpea al espectador con imágenes terribles e inolvidables. En resumen, el rostro amargo y brutal de la vida que hoy día acostubramos a ver en África.

Tras haber leído el estudio sobre la región realizado por el francés Legendre, director del Instituto Francés de Madrid, Buñuel tuvo la idea del documental. Su amigo, el anarquista Ramón Acín, le dijo: “Mira, si me toca el gordo de la lotería, te pago esa película”. Y así fue, no le cayó el gordo pero sí lo suficiente como para financiar el proyecto. Buñuel cuenta la trágica historia de Ramón Acín en sus memorias:

Ramón Acín, anarquista convencido, daba clases nocturnas de dibujo a los obreros. En 1936, cuando estalló la guerra, un grupo armado de extrema derecha fue a buscarlo a su casa en Huesca. Él consiguió escapar con gran habilidad. Los fascistas se llevaron entonces a su mujer y dijeron que la fusilarían si Acín no se presentaba. Él se presentó al día siguiente. Los fusilaron a los dos. (Luis Buñuel: Mi último suspiro, p. 160)

La República prohibió comercializar la película pues mostraba un rostro extremedamente feo y desagradable de España. La miseria que muestra Buñuel en Las Hurdes es una verdadera pesadilla. Dos años después, la Embajada de España en París le dio el dinero necesario para sonorizarla y terminó comprando el documental un poco a la fuerza. Cuenta Buñuel que “un día tuve que enfadarme y amenazarle con romper la máquina de escribir de la secretaria con una maza”. Al final pudo devolver el dinero de la película a las hijas de Ramón Acín, después la muerte de éste. Las Hurdes también puso a Buñuel en el punto de mira de los falangistas. En sus archivos figuraba como un morfinómano abyecto y autor de Las Hurdes, película abominable, crimen de lesa patria. Si Buñuel llega a estar en España al inicio de la Guerra Civil habría sido uno de los primeros en ser fusilados.

El objeto de mostrar tan cruda miseria es motivar a obreros y campesinos en la lucha por mejorar sus condiciones de vida y en la guerra contra el fascismo. Buñuel tenía las mismas afinidades comunistas que el grupo surrealista al que pertenecía junto a Breton, Elouard, etc. Es, por tanto, un documental con una clara intención política. Sin embargo, también cabe otra lectura, más afín al pesimismo deSchopenhauerLas Hurdes sería una prueba más del ciego impulso irracional que domina el universo y que él llamó “voluntad de vivir”. A esta, los dolores y miserias de los individuos, por abominables que sean, le son indiferentes. Sólo le interesa la supervivencia de la especie.

Ficha técnica
  • Dirección: Luis Buñuel
  • Ayudante de dirección: Pierre Unik, Rafael Sánchez Ventura
  • Producción: Ramón Acín Aquilué
  • Guión: Luis Buñuel, Pierre Unik, Julio Acín
  • Música: Fragmentos de la sinfonía nº 4 de Johannes Brahms
  • Sonido: Charles Goldblatt, Pierre Braunberger
  • Fotografía: Eli Lotar
  • Montaje: Luis Buñuel
  • Narrador: Abel Jacquin
  • País(es): España
  • Año: 1932
  • Género: Documental
Be Sociable, Share!
Etiquetas: