Los negocios de la seguridad y de la guerra

El caso del espionaje en Cataluña ha puesto bajo sospecha el trabajo de algunos detectives. Hay una línea roja que no pueden traspasar. Está recogida y muy clara en la Ley de Seguridad Privada. Un equipo de TVE ha pasado el día con una agencia de detectives. Y así es como trabajan.

+

Los negocios de la seguridad y de la guerra

17 de marzo de 2013 por lanaveplanetoide
Fuente: http://lagazetamoldava.wordpress.com/2013/03/17/los-negocios-de-la-seguridad-y-la-guerra/

En una semana en que se le ha dado un respiro al Gobierno y al rey con sus respectivas presuntas corruptelas gracias a nuestro nuevo hombre en el Vaticano, leo unas cosillas que me llaman la atención.

Primero, que este martes, con la excusa del escándalo de las escuchas en Cataluña, Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, anuncia que prepara una Ley de Seguridad Privada mientras que afirma, al mismo tiempo, que no se trata de privatizar la seguridad.

Me parece gravísimo que la nueva ley exigirá: “la formalización por escrito del contrato o la inscripción de la investigación en un libro registro a disposición de las fuerzas de seguridad del Estado”; “además, los detectives deberán realizar un informe de investigación por cada encargo, que también deberá estar a disposición de las fuerzas de seguridad y de la autoridad judicial.”

¿Es esto compatible con una democracia o con un Estado policial? Y, ¿cuál es el papel del CNI en todo esto? Parece que se le acumulan las meteduras de pata y hay que echarle un cable, que los pobres no dan abasto. Y eso que son de los pocos departamentos del Gobierno que han visto aumentada su dotación presupuestaria, faltaría más.

A todo esto, esta misma semana, el 14 concretamente, el ministro del Interior –el mismo que afirma que no está por privatizar la seguridad– junto al presidente de la patronal, inauguraba la IV Cumbre Europea de Servicios de Seguridad Privada que se celebró en la sede de CEOE durante los días 14 y 15 de marzo. El acto contó también con la presencia de la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes y el director general de la Policía, Ignacio Cosidó. En la cumbre se trataron, entre otros temas, “los nuevos modelos de cooperación entre seguridad pública y privada”. Pero es que resulta que en esta web de una consultora de seguridad, se encuentra el siguiente enlace: PROGRAMA: IV Cumbre Europea de Servicios de Seguridad Privada y, sorpresa, es un vínculo que lleva a la página del ministerio del Interior, donde parece que estaba alojado el programa de festejos de la cumbre: http://www.interior.gob.es/file/60/60074/60074.pdfPero el fichero ya no existe. ¿Será que el ministerio participaba en esa cumbre más allá de la cortesía institucional?

Aquí está la página web de APROSER (Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad), organizadora del evento por la parte española, que tiene un enlace al programa. Leo que el tema de la cumbre es: “El papel cambiante de los servicios de seguridad privada en un nuevo modelo de seguridad emergente”. Para triunfar en los negocios no nada como tener visión de futuro, capacidad de anticipación y esas cosas, pero si el ojo profético falla, no hay más que leer lo que está pasando en Grecia y extrapolarlo. En un sistema que está generando tantos pobres airados, pronto habrá que proteger de ellos a los bendecidos por ese mismo sistema. El sector empresarial de la seguridad privada, que ya sabe lo que se cuece, se frota las manos (artículo de CincoDías).

Y leo hoy en el artículo “La guerra no conoce la crisis” (“aquí, vender, se vende”) que, casualidades de la vida, esta misma semana también se ha celebrado en Madrid, concretamente en IFEMA, otro notable evento: el IV Salón Internacional de Tecnologías de Seguridad y Defensa, de los días 12 al 15 de marzo. La IV edición de HOMSEC ha sido clausurada por el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles y ha recibido la visita del Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), Jaime Domínguez Buj y del Director General de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa.

Seguridad privada, guerra… Para lo que interesa, sí que somos punteros, ¿eh?

Be Sociable, Share!