Marineros jubilados reclamarán el pago de sus pensiones tras regresar a España

 Marineros jubilados reclamarán el pago de sus pensiones tras regresar a España

Alrededor de 12.000 marinos de nacionalidad española, más de la mitad gallegos, se han organizado en la Asociación Long Hope para reclamar al Gobierno noruego que les pague sus pensiones tras haber trabajado cerca de cuarenta años en barcos marinos mercantes fletados por distintas compañías navieras de ese país y haber pagado sus impuestos correspondientes.

Estos marinos, que empezaron a trasladarse a Noruega a mediados de los años 50, firmaron contratos con distintas compañías navieras noruegas y cotizaron entre el 45 por ciento y el 50 por ciento de su salario -aproximadamente 200.000 pesetas mensuales de la época- mientras que el resto de su paga estaba destinada a cumplir con los elevados impuestos de este país.

Hasta 1994 no hubo un convenio entre el Gobierno español y el noruego para el reconocimiento de los trabajadores internacionales y la garantía del pago de sus pensiones. Antes de esa fecha, las empresas mercantes noruegas no tenían que cotizar por sus trabajadores extranjeros; como consecuencia, los marinos españoles se encontraron en una situación de vacío legal y ahora que es en el momento de su jubilación, el Gobierno noruego no accede a pagarles sus pensiones.

Los motivos que aduce para esta negativa son diversos y contradictorios, desde que los marineros no vivían realmente en ese país, ya que pasaban sus días en alta mar, hasta que se les pagó íntegramente su salario, sin que tuvieran que haber pagado impuestos. Por el contrario, los marinos insisten en que éstas son excusas sin fundamento, ya que trabajaron y cotizaron como cualquier otro marino y por ello tienen derecho a recibir sus pensiones.

Se organizan en el colectivo Long Hope

La asociación Long Hope lleva desde 2008 llevando esta reivindicación a todos los foros posibles. En este año y por primera vez han logrado el apoyo de distintos sindicatos noruegos y han presentado una queja ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Marea Granate Retornadxs contribuirá a visibilizar esta causa, no sólo por justicia social, sino para mostrar las diferentes consecuencias que tiene la migración, entre ellas, el retorno sin garantías y el entramado burocrático que supone recuperar los años cotizados en otros países.