Pobreza infantil en España: “Apadrine un niño español”

Niños en riesgo de pobreza en España

 

Casi dos millones de niños están en riesgo de pobreza relativa en España, según el primer estudio ‘Infancia en España 2010-2011′. el trabajo subraya que este dato sitúa a España a la cola de los 27 países miembros de la UE, sólo superada por Rumanía, Bulgaria, Letonia e Italia.

Hay más de 200 mil niños más en el umbral de la pobreza en España

La Directora Ejecutiva de UNICEF España; Paloma Escudero, presenta los datos del segundo informe sobre la Infancia en España.

.- En España, casi 2.200.000 niños viven por debajo del umbral de la pobreza , siendo el colectivo más afectado por la crisis económica, según recoge un informe elaborado por UNICEF España que ha sido presentado hoy. La pobreza infantil, estabilizada durante años en torno al 24% de la población menor de edad, ha superado el 26%, un porcentaje que está casi cinco puntos por encima de la media nacional en 2011 y que nunca se había alcanzado para esta franja de edad desde que existe la Encuesta de Condiciones de Vida (2004).

+

EL MUNDO / DOMINGO / 5 / AGOSTO / 2012

APADRINE UN NIÑO ESPAÑOL

La moda en Noruega: apadrinar a niños pobres españoles como Desiree

Es el lema que circula por Europa. Hace décadas pasó con Biafra, después en Sudamérica, India… Hoy lo hace Noruega con niños españoles. A Desiree, de 4 años, ya la apadrina desde Oslo Sunniva, de 10. Le envía 400 € cada mes. Hay más casos

Pensaba usted que, como antes veía en folletos de ONG con niños latinoamericanos o aquellos africanos de Biafra, sus hijos serían adoptados, que vivirían gracias al apadrinamiento de extranjeros? Y Azucena Paredes, 30 años, madrileña, madre de Desiree y de dos pequeños más, que subsiste gracias a la ayuda de 400 euros de una familia noruega, hace mutis antes de contestar. «Nunca lo habría imaginado hace un año, pero es así. Esa es mi situación. Lastimosamente».

La realidad, a secas. «La española Desiree, 4 años, es adoptada por la noruega Sunniva, 10». Lo publicó el periódico noruego VG, [24 de junio de 2012]. No hay eufemismos. La pequeña Sunniva, iris que encandilan, pelo rubio oscuro, decidió apadrinar a Desiree, pelo negro ensortijado, y a su familia española desahuciada. Y el de la hija de Azucena es el primer caso, mas no el único.

Decenas de noruegos están ya contribuyendo económicamente para sostener a nuestras familias atrapadas en la gran crisis. De apadrinar a niños en medio mundo, los ricos españoles hemos pasado a ver a los nuestros apadrinados desde la propia Europa. El reclamo de solidaridad con nuestros niños de la crisis ha calado hondo en los civilizados europeos del Norte… A miles de kilómetros de distancia de aquellas frías tierras, el chiquitín gaditano Ulises espera una llamada. Él; su abuela Sonia Sabastro, 45 años; su tío Luis (13)… aguardan a una familia noruega que ha prometido ayudarles también. Con ansia. Porque Sonia, la única con empleo, no cobra su sueldo como barrendera del ayuntamiento quebrado de La Línea. Espera esa llamada/ayuda, por la caridad que España no le da.


DECENAS DE NORUEGOS ESTÁN YA CONTRIBUYENDO ECONÓMICAMENTE PARA SOSTENER A FAMILIAS ESPAÑOLAS

¿Cómo se dieron cuenta los ciudadanos de ese país nórdico de lo que sucedía por aquí? ¿Cómo se conmovieron así? Fue por un reportaje de Hege Moe Eriksen, para la cadena pública Norsk Rikskringkasting, NRK [noviembre de 2011]. Millones de noruegos fueron testigos de cómo echaban a la familia de Desiree del piso donde habían vivido durante dos décadas. Y los ojos/niños de Sunniva no entendían lo que veían. Estaba en su casa, de la idílica zona residencial de Norberg, Oslo, frente a la televisión, con su abuela Lise acompañándole. «Vamos a ayudarles», suplicó Sunniva, con sus 10 añitos. Lise ya lo había pensado, pero la carilla -medio sorpresa, medio pena- de su nieta le convenció.

«No comprendíamos nada. Cómo el propio gobierno [era una vivienda pública] le quitaba su apartamento a Azucena», cuenta Lise a Crónica desde la capital noruega. «Veía cómo la propia policía los echaba. Los juguetes de los niños, sus camas…». Llamaron a la televisión. Los teléfonos de la NRK sonaban y sonaban. La solidaridad empezó. Sólo en las primeras semanas, la familia de la niña Desiree recibió unos 3.000 euros. «Con eso pasamos Navidad y principios de año… Pero Sunniva y Lise se convirtieron en mis ángeles», cuenta Azucena, la madre. Se comprometieron a enviarles 400 euros cada mes. Una parte proviene de la paga de Sunniva, que lo entrega gustosa a su hermana adoptiva Desiree. Otra, de la venta de pastelitos que organiza con su abuela, quien completa lo que falta con su salario como mediadora de conflictos. Aún están dispuestas a más. Si echan a la familia de Desiree del piso que okuparon -hay una orden judicial que ordena un nuevo desalojo-, Sunniva y Lise ayudarían con el arriendo.

La situación es aún más terrible para la familia del andaluz Ulises. Lo explica Sonia, su abuela, sollozando. Su caso lo leyeron los noruegos y les resultó -otra vez- incomprensible. Lleva 10 meses sin cobrar su nómina de 1.300 euros. Una fortuna. Trabaja gratis para no dejar las calles de su pueblo plenas de desperdicios. Ella y 850 empleados públicos de La Línea. Se le acumulan facturas a Sonia, y una deuda de 9.000 euros que estaría más que pagada con lo que le debe el ayuntamiento.


EL APADRINAMIENTO NACIÓ AQUÍ, EN 1936, CON ESTA SUPLICA DE UN PADRE: «QUIEN HALLE A MI HIJO, LE RUEGO CUIDE DE ÉL»

Su tragedia se pudo leer en la patria del rey Harald V. Una pareja ofreció su ayuda a través del periodista Jon Magnus, quién escribió su historia. «Lamentablemente, uno de ellos sufrió un ataque al corazón justo cuando iban a ponerse en contacto con ella. Pero prometieron que lo harían apenas se recuperen», dice Magnus a Crónica. Mientras tanto, aparte de las horas que Sonia pasa limpiando calles, tiene que dedicarse al contrabando de tabaco para sobrevivir. «Y en Navidad, para darle regalos a mi nieto y mi hijo, tuve que ir a una radio donde los regalaban. Vivo de la caridad».

Son decenas de familias noruegas que están ayudando. «España es un país amigo», explica Lise las razones de esta solidaridad. «Para nosotros es un segundo hogar, nuestros jubilados suelen decidir vivir allí», completa Magnus, veterano redactor del tabloide VG. Lo cierto es que unos 100.000 noruegos poseen una vivienda en territorio español. Aunque la mayoría no reside permanentemente, más de medio millón vienen por aquí cada año. Las donaciones de organizaciones de ese país a comedores se suceden, jubilados en Andalucía y Valencia enseñan su idioma gratis a parados, clubes sociales noruegos financian viajes a equipos de fútbol infantiles…

Aún así, la iniciativa noruega de adopción no es única. La Gran Asociación de Beneficencia Nuestra Señora de los Desamparados de Valencia también ha lanzado una iniciativa para que españoles apadrinen a españoles. Una veintena de personas reciben 300 euros de donación mensual gracias a esta iniciativa. Los perfiles: «Madre divorciada con cuatro hijos, alquiler de 434 euros, nómina de 410». «Mujer con dos chicos que gana 280 euros». Lista de espera interminable.


SUNNIVA CONOCIÓ A DESIREE EN JUNIO. SE REUNIERON EN EL PISO QUE SU FAMILIA MADRILEÑA HA «OKUPADO»

A mediados de junio, Sunniva conoció a su hermana adoptiva Desiree. Se juntaron dos realidades. De un lado, la pequeña noruega, hija de padre médico y madre enfermera, que viene de uno de los países con mayor renta per capita del mundo. De otro, Desiree, de un hogar cuyos únicos ingresos son los de su abuela, cocinera, 600 euros, de baja. La mujer, Azucena, luchadora, busca a diario un trabajo en lo suyo: «Dependienta, teleoperadora… Lo que sea». Pero, como otros cinco millones de españoles, no escapa del paro. El encuentro fue el de dos familias. Escaleras arriba en la calle Roquetas del Mar, Madrid, un modesto salón los acogió a todos. «Ni Sunniva hablaba español, ni Desiree noruego, pero se entendieron», cuenta Lise, abuela orgullosa. ¿Quizás por el lenguaje universal del amor? «Por supuesto».

Cabe recordar que es como una vuelta de ciclo. El apadrinamiento nace en España. Con la ONG Plan que este año ha cumplido 75 años. En 1936, su fundador, John Langdon-Davies, se percató de que un niño de cinco años llevaba un rótulo: «Este es José y yo soy su padre. Cuando Santander caiga, estaré muerto. Quien quiera que encuentre a mi hijo, le ruego que cuide de él en mi lugar…». Hoy, los españoles apadrinan, a más de 200.000 niños en todo el mundo. La vida es una piedra redonda. Hoy, en España, son niños como Desiree y sus hermanos, o Ulises y el suyo, tantos otros, que viven en familias sin recursos los que más sufren. Los más vulnerables.


«NI ELLA HABLABA ESPAÑOL, NI DESIREE NORUEGO, PERO SE ENTENDIERON», CUENTA ORGULLOSA LISE, SU ABUELA

En el informe que acaba de presentar Unicef: Infancia en España, el impacto de la crisis en los niños, se muestra la magnitud del problema. «Casi 1,2 millones de niños viven en hogares con pobreza alta». Cuyos ingresos son menores del 40% de la media nacional. Unos 900 euros al mes en una familia de cuatro miembros, dos adultos y dos niños, 360.000 más que dos años atrás. Y, según refiere Paloma Escudero, directora ejecutiva de esta entidad, a este suplemento: «Por primera vez los niños son los más desprotegidos». Por lo pronto, la familia de Desiree de seis integrantes subsiste con 1.000 euros al mes. De no ser por sus blondos ángeles nórdicos, vivirían sólo con 600 (técnicamente, pobreza extrema). Según cálculos extraoficiales, no menos de 300.000 menores viven en hogares que sólo tienen esos ingresos.

«En España el hambre alcanza ya a los niños», es la frase lapidaria del padre Ángel, fundador de Mensajeros de la Paz. Lo advierte desde hace meses. Su organización caritativa ha inaugurado el primer comedor social sólo para niños [el 96% de ellos nacidos en España]. «Porque tras la comida, muchos pequeños no cenaban. Hoy que amenazan con quitar las ayudas de comedor, no sé que va a pasar», afirma preocupado. «No es la primera vez que pasa que necesitamos ayuda para comer, hace 40 años, recibíamos leche en polvo y queso de EEUU. Ahora ya hemos pedido al extranjero…».

Es tiempo de reparar no en cifras macroeconómicas, ni en primas de riesgo, menos en políticos titubeantes. Es en estos niños que sufren por la carencia de alimentos, viven al límite. Ellos sí que necesitan un rescate. Por cierto, la bella historia de hermandad entre Desiree y Sunniva se ha sellado con un níveo oso de peluche. Angelical.

Y Grecia da en adopción a sus hijos

Muchos griegos sólo ven una salida para la supervivencia de sus hijos: dejarlos a alguna institución social. La crisis ha provocado un aumento del 300% de abandono infantil en un país donde el 27,7% de la población vive bajo el umbral de la pobreza. «Cada vez vienen más a pedirnos que nos hagamos cargo de sus hijos», dice a Crónica Stergios Sifnious, responsable de Aldeas Infantiles SOS en Grecia. «Lamayoría sonmadres solteras o familias que tienen más de tres hijos. Gente de la antigua clase media. Nos dicen que ahora son muy pobres y no pueden alimentar a los niños», señala. La peor parte se la llevan los pequeños: «No se hacen a la idea de que sus padres les quieran dejar en otro lugar por no tener dinero», lamenta. / HÉCTOR ESTEPA (Atenas)

 

EL MUNDO / DOMINGO / 5 / AGOSTO / 2012