Ttiptanic

TTIP Panic

Todo lo que querías saber sobre el #TTIP, y nunca te atreviste a preguntar: #TTIPTANIC.
El TTIP es un tratado comercial que está siendo negociado entre EEUU y la UE. De aprobarse sería la Constitución de las multinacionales. Sin embargo, está herido de muerte por la fuerte oposición de la ciudadanía y de muchos partidos.
Por eso, difunde este vídeo para que todo el mundo conozca el TTIP y sus graves consecuencias que tendría para la mayoría y consigamos entre todos pararlo.
Vienen más tratados comerciales como el CETA y es hora de que la ciudadanía vea que efectos nocivos tienen.

+

Este otoño nos jugamos mucho

#NoalTTIP     noalttip.org

Mucho. Sí, este otoño puede ser decisivo para nuestro futuro. La frase puede sonar excesivamente dramática. Pero este otoño puede abrir las puertas a un cambio político. Y no; no nos referimos a los posibles pactos para formar gobiernos, ni a lo que podría suceder en futuras elecciones. No. Se trata de ganar una de las batallas que tenemos abierta para defender la democracia.

Porque cada vez es más evidente que la democracia se encuentra secuestrada. Los rescates bancarios, las pérdidas de derechos laborales o los recortes de gastos sociales son ahora impuestos por los mismos que promovieron las políticas comerciales globales que justificaban la mercantilización de todas las facetas de la vida. Un modelo de comercio sin democracia que ha concentrado el poder corporativo, ha devastado el planeta y ha dejado nuestra soberanía al servicio de las grandes empresas.

Y este otoño tenemos la oportunidad de cambiar las tornas. Porque podemos detener las negociaciones sobre el TTIP, el tratado comercial que negocian la Unión Europea y Estados Unidos. Un tratado que comenzó a negociarse en secreto y que la presión popular obligó a sacar a la luz. Un tratado que ha ido acumulando rechazo ciudadano al poner el lucro de las grandes empresas por encima de los derechos de las personas. Un tratado que se encuentra renqueante gracias al esfuerzo colectivo de millones de mujeres y hombres que han creído que solo se pierde aquello por lo que no se lucha.

Este otoño también se puede impedir la ratificación del CETA, el tratado comercial ya negociado entre la Unión Europea y Canadá. Un tratado cuya falta de información ha sido mayor aún que la del TTIP y que incluye las mismas concesiones a los grandes capitales que el de EEUU, razón por la que cada vez se encuentra más en entredicho.

Este otoño la población europea y norteamericana pueden conseguir que ambos tratados pasen a la historia. No es una quimera. Al contrario, ahora mismo, es una victoria alcanzable. La presión ciudadana internacional se está mostrando lo suficientemente eficaz y coordinada como para asestar un golpe en la línea de flotación del modelo comercial imperante. Y entre sus grietas, se pueden materializar nuevos paradigmas.

No pecamos de ilusión vana. Sabemos que el mero hecho de derrotar estos tratados no supone un cambio inmediato de modelo. El día que se anuncie la ruptura de las negociaciones del TTIP no se desharán los recortes, ni se derogarán las últimas reformas laborales, ni los intereses privados desaparecerán de la sanidad. Tampoco habrá un reparto instantáneo de la riqueza o del trabajo. No será el día en que el cambio climático deje de ser un hecho, desaparezca la violencia machista o  que se evapore la deuda con los mercados financieros para poder aumentar el gasto social. No. Pero esa noche quienes tratan de obtener beneficios a costa de los derechos del resto de las personas dormirán sabiendo que su poder tiene un límite, el de la ciudadanía activa y organizada. Habrán escuchado el grito de liberación de quienes quieren un modelo de desarrollo más solidario, justo y con respeto ambiental. Sabrán de la fuerza de quienes creen que la libertad de las personas debe prevalecer sobre la de los grandes capitales. Comprenderán algo tan sencillo como que los pueblos deben decidir democráticamente su futuro por encima de los intereses de las grandes empresas.

Sí, apoyamos que este sea un otoño en resistencia. Durante todo el otoño se convocarán movilizaciones en Europa y América. Coincidiendo con la Semana de Lucha Contra las Causas de la Pobreza,  muchas ciudades convocarán movilizaciones contra el CETA y el TTIP entre  el 8 y el 15 de octubre. Desde aquí llamamos a la ciudadanía a acudir, a participar, a difundir. A demostrar que no se puede actuar impunemente al margen de las personas.

Este artículo lo firma un amplio espectro de personas provenientes del mundo de la cultura, intelectuales, periodistas, políticos, sindicalistas y activistas. Entre las personas firmantes se encuentran Ada Colau, Xavier Doménech, Alberto Garzón, Marina Albiol, Xulio Ferreiro, Yolanda Díaz, Teresa Rodríguez, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, José Antonio Pérez Tapias, Carlos Sánchez Mato, Mónica Oltra, Arnaldo Otegui, Anna Gabriel, Justa  Montero, Maria Eugenia Rodríguez Palop, Nerea Ramírez Piris, Mario Rodríguez Vargas, Ignacio Fernández Toxo, Pepe Álvarez Suárez, Irene de la Cuerda, Ainhoa Etxaide, Kiko Veneno, Nacho Vegas, Alberto San Juan, Juan Diego Botto, Olga Rodríguez, Anabel Sanz, Amaia Pérez Orozco o Yayo Herrero.

La lista completa de firmantes se muestra a continuación.
Para añadir tu firma pincha aquí y rellena el formulario.